¿Quien abandonaría a su perro tras 18 años alegando que es “estupido”?

Pues aunque os parezca increíble noticias como esta suceden a diario, y es que en San Francisco, California, una familia se presenta en un veterinario donde lleva a su perro Figgy de 18 años de edad para terminar con su vida con el único argumento de que es “estupido“.

Aunque Figgy tuvo un golpe de suerte y es que la asociación de rescate animal Muttville Senior Dog Rescue se hizo cargo de él en el último momento, justo antes del fatal desenlace para el animalito.

Y es que cuando llego al centro de rescate los voluntarios no podían creen el motivo del abandono, “A su mujer no le gusta porque es estúpido”.

Además los papeles demostraban que el perro llevaba poco tiempo con ellos, así que sin saber el pasado del asustado perro pudieron imaginar que ya había pasado por varias casas.

Pero como todo no iba ser malo, este anciano lleno de amor rápidamente encontró una nueva familia en la persona de Eileen, su nueva amiga humana que esta dispuesta a cuidar de el para el resto de sus días, y para quien Figgy es un perro perfecto.

Habrá por tanto final feliz para Figgy, quien podrá terminar sus días rodeado de cariño y amor, entregando todo el amor que tiene para dar porque a pesar de su avanzada edad es un perro que está estupendamente.

Ojalá que noticias como esta, que comienzan mal terminen de igual manera: maravillosamente bien para los perros.