Cortar la cola o las orejas a perros y gatos o regalar animales como premio por fin está prohibido en España

Después de un largo proceso para aplicar el convenio europeo sobre protección de animales de compañía en España, se da por finalizado a partir del 1 de febrero donde por fin queda prohibido cortar la cola y las orejas así como cortar las cuerdas vocales o extirpar uñas y dientes con fines puramente estéticos.

Al final en el texto aprobado quedan prohibidas todas las intervenciones quirúrgicas para modificar la apariencia del animal con fines puramente estéticos y no curativos, si bien estas se podrán realizar únicamente por parte de un veterinario especializado que consideré que por razones de salud el animal lo necesite.

Asimismo en cualquier intervención que pueda suponer dolor para el animal se deberá administrar la anestesia correspondiente por parte de un veterinario, mientras que las que no precisen de anestesia podrán ser realizadas por persona competente según marca la ley.

En este documento también se prohíbe el usar a los animales como premios o gratificaciones, especificando claramente que no podrán ser regalados en ninguno de estos casos.

Con respecto a los sacrificios de mascotas queda aprobado que los mismos solo podrán ser realizados por un veterinario o persona competente excepto para poner fin al sufrimiento de un animal en caso de urgencia en los que no se puede obtener la asistencia de un veterinario.

Queda aprobado que el sacrificio deberá realizarse con el menor sufrimiento posible para el animal, usando para ello una anestesia profunda seguida de un procedimiento que cause la muerte inmediata.

Quedan prohibidos por tanto los sacrificios con ahogamiento  u otros métodos de asfixia así como los venenos o drogas.

El convenio aboga por incentivar la reproducción controlada de animales a través de la esterilización así como controlar la reproducción de animales vagabundos.

La aprobación de este convenio se ha hecho esperar, nada menos que 10 años para que haya sido ratificado en España.

Con este Convenio se pone al nivel europeo en protección animal y establece los criterios mínimos para todo el país, en donde hasta ahora esta normativa estaba delegada en las distintas comunidades autónomas, quienes ahora deberán adaptar las que hubieran desarrollado para que cumpla con los parámetros expuestos.