Raza de perro Bull Terrier


GRUPO: Tercero.


ALTURA DE LA CRUZ: Sin límite de tamaño.


PESO: Sin límite de peso.


CAPA: Blanca, manchada o tricolor.


VIDA MEDIA: de 10 a 12 años.


CARÁCTER: obstinado, juguetón, franco, afectuoso.


RELACIONES CON LOS NIÑOS: Muy buenas.


RELACIONES CON OTROS PERROS: Regulares.


APTITUDES: Perro de compañía y de guardia.


NECESIDADES DE ESPACIO: Se adapta bien a vivir en un apartamento.


ALIMENTACION: Alrededor de 450 g de alimento completo, seco, por día.


ARREGLO: No precisa.


COSTE DE MANTENIMIENTO: Medio.

Comportamiento


Uno se podría preguntar si el bull-terrier puede ser una raza digna de confianza teniendo en cuenta el belicoso pasado que tiene. Sin embargo, basta con visitar las exposiciones caninas para comprobar que se trata de una raza disciplinada y muy poco alborotadora. Los perros de esta raza son, normalmente, hospitalarios con las visitas, aunque sean caninas, lo cual no quiere decir que carezcan de personalidad: están dotados de un temperamento tan particular como su original estética. Ante todo son terriers, es decir, extremadamente vivos y directos, pero también testarudos y, a veces, desobedientes. El propietario debe poseer un sentido firma de la autoridad sin ser duro, brutal o excesivamente autoritario. Aunque son perros que apenas sienten dolor, siempre se acordarán de un castigo injusto que podrá despertar en ellos cierta agresividad.

Se dice que el temperamento viril y vigilante de los bull-terriers se acomoda bien a una personalidad masculina, lo que no impide entenderse muy bien con muchas mujeres. Únicamente necesita un dueño al que dará un inmenso afecto. En estos casos el perro se vuelve extremadamente gentil y se puede recomendar sin ninguna reserva como compañero de los niños: su comportamiento dinámico y noble hará de él el compañero soñado del niño travieso al que cuidará instintivamente, mostrando una dulzura insospechada en un animal tan valeroso.

No ladran si no es imprescindible, fáciles de mantener, muy ligados al hogar que los acoge, y sin embargo….son muy pocas las familias españolas que tienen un bull-terrier.

Origen e historia


El bull-terrier está considerado como una de las más antiguas razas de terriers, ya que su nombre fue mencionado por Pierce Egan en 1822. Se e conoce por el sobrenombre de “gladiador canino”, haciendo alusión a la época en que era utilizado en combates con otros perros en los corros conocidos en inglés por pits.

Este deporta, cuyos orígeres se remontan a la edad media, fue muy popular en Gran Bretaña. Durante mucho tiempo en este tipo de espectáculos, conocidos con el nombre de bull baitings, los perros – sobre todo los bulldogs – se enfrentaban a toros sujetos por una sólida cuerda. Más tarde, a partir del siglo XVIII, bajo el impulso de los reyes y de los nobles que se habían reservado el uso exclusivo de los mastiffs, empezaron a organizarse otros combates igualmente sanguinarios en los que los perros se enfrentaban a osos y a fieras.

 

ESTANDAR DEL BULL-TERRIER


ASPECTO GENERAL

Perro de fuerte construcción, musculado, bien proporcionado y activo. De viva expresión, resuelta e inteligente. Es el gladiador de los perros, lleno de valor y coraje. Es único por su caña nasal descendente y cabeza ovoidal. Los caracteres sexuales de la hembra y del macho deben estar bien marcados cualquiera que sea su tamaño. De carácter equilibrado, debe obedecer las órdenes. Aunque obstinado debe ser gentil con las personas.


CABEZA

La cabeza es larga, fuerte y llena de sustancia hasta el extremo mismo del hocico, sin ser vasta. Vista de perfil es de forma ovoide y completamente llena, sin depresiones ni marcas. La parte superior del cráneo es casi plana desde una oreja a la otra. El perfil se inclina suavemente hacia abajo, desde lo alto del cráneo a la trufa que es negra y, también, inclinada hacia abajo en su extremo. Los ollares están muy desarrollados.

Mandíbulas: Dientes sanos, fuertes, de buen tamaño y perfectamente implantados. Los maxilares tienen una articulación perfectamente regular y cierran en tijera.

Ojos: De apariencia estrecha, oblicuos y triangulares, hundidos en sus órbitas, de color negro o marrón tan oscuro que parece negro, con un brillo penetrante.  La distancia de la trufa a los ojos debe ser notablemente superior a la que hay desde los ojos al occipucio. Los ojos total o parcialmente azules son un defecto.

Orejas: Pequeñas, delgadas y próximas, el perro debe poder llevarlas  totalmente derechas. En este caso, deben estar totalmente verticales.


EXTREMIDADES ANTERIORES

Hombros fuertes y musculados, sin ser cargados. Omóplatos anchos, planos y bien apretados contra la caja torácica. Presentan una clara inclinación hacia atrás, formando casi un ángulo recto con el brazo. Codos derechos y sólidos. Metacarpos aplomados. Los miembros anteriores deben tener el hueso lo más fuerte y robusto posible de manera que el perro esté sólidamente plantado. Tiene un paralelismo perfecto. En los adultos, la distancia existente de los codos al suelo debe ser aproximadamente igual a la altura del pecho.


CUERPO

Caja torácica redonda con costillas perfectamente arqueadas. La altura del pecho desde la cruz a la región del esternón es grande, estando más cerca del suelo que el vientre. La espalda es corta y recta. La línea dorsal es horizontal a continuación de la cruz. Forma una ligera curvatura o arco a la altura del riñón que es ancho y musculoso. La línea que va desde la región del esternón al vientre se curva graciosamente hacia lo alto. Visto de frente, el pecho es ancho.


EXTREMIDADES POSTERIORES

Los miembros posteriores vistos desde atrás son paralelos. Muslos musculosos, patas bien desarrolladas, angulaciones marcadas. Caña metatarsiana corta y fuerte.


PIES

Redondos y compactos. Dedos arqueados.


COLA

Corta, de implantación baja, llevada horizontalmente. Gruesa en su base, va estrechándose hasta formar una fina punta.


MOVIMIENTO

En acción, el perro da la impresión de ser compacto, presentando una marcha regular y fácil, con grandes zancadas sueltas y ágiles características. Al trote, los miembros se desplazan paralelos tanto vistos de frente como desde atrás, sin converger hacia una línea media cuando aumenta la velocidad. Los anteriores abarcan mucho terreno y los posteriores dan un fuerte impulso.


PELO

Corto, liso, plano, áspero al tacto, brillante. La piel cubre perfectamente la forma del cuerpo. En invierno puede presentar un subpelo suave.


COLOR

En los perros blancos, la capa es de un color blanco puro. La piel pigmentada y las manchas en la cabeza no constituyen defectos. En los perros de color, el blanco debe dominar. En igualdad de puntuación deben preferirse los atigrados. Se admiten el atigrado negro, el rojo, el leonado y las capas tricolores. La capa blanca mosqueada o atruchada es defectuosa. La capa azul o color hígado son defectuosas.


PESO Y TALLA

No hay límite de peso ni de talla. El perro debe dar la impresión de tener la máxima sustancia para su tamaño, considerando su calidad individual y su sexo.