¿Alguna vez habéis visto algún gato que le falta un trozo de oreja?

El corte de un trozo de oreja en gatos es una practica bastante habitual en animales de la calle.

Se les hace bajo anestesia y no conlleva ningún dolor ni malestar al animal, se cura fácilmente y no supone ningún riesgo ni problema, al contrario.

¿Por que se hace?

Existen muchísimas colonias controladas de gatos callejeros y es a estos gatos a los que una vez los castran se les realiza para distinguirlos de los que no están castrados.

Es una forma de tener controladas las colonias y la masificación de gatos callejeros, así evitaremos que el animal pase por el trance una y otra vez de ser capturado para ir a la clínica.

Los veterinarios recomiendan que a los gatos caseros pero que tengan permiso para ir a la calle también se les realice, de tal forma que si alguien los ve no intente capturarlos.

¿Que hacer si vemos un gato al que le falta un trozo de oreja?

Nada, básicamente nada, lo único que nos está indicando es que es un gato cuidado y castrado.

En muchos casos la diferencia entre vivir y morir depende de ese corte.

Normalmente se realiza en la oreja derecha si es hembra o en la izquierda si es macho, de esa forma el cuidador de la colonia controlará mejor su población.

Pero lo importante no es en que lado está el corte sino tenerlo.

“Por favor si veis un gato con ese corte, tened en cuenta que es un gato controlado, alimentado, castrado y cuidado”