CUANDO UN CACHORRO LLEGA A CASA

Dependerá de que existan más animales en casa o no, pero si es tu primer perro, enhorabuena, acabas de entrar en un mundo apasionante donde descubrirás los más bellos y puros sentimientos.

Una vez tomada la decisión de llevar un cachorro a casa y habiendo tenido en cuenta todo lo que eso conlleva, tanto responsabilidades como placeres, llega el momento de enfrentarse al primer día.

Antes de ir a por el perro, hazte con una camita y ubícala en un sitio tranquilo de la casa, que no sea un sitio de paso y que el animal se encuentre seguro de cualquier accidente,  necesitas también algún juguete de goma dura, ya que si está con los dientes de leche necesitará morder. Además de eso, necesitaras unos platos (no demasiado grandes), una correa para poderle sacar a pasear (no antes de tener la cartilla al día con todas sus vacunas) y una zona con periódicos donde le enseñaras hacer sus necesidades hasta que pueda salir a disfrutar de la calle.

Vale, ya lo tenemos todo? Pues vamos a por el cachorro, bien!!! Ya llega nuestro nuevo amigo!!!.

La alegría es normal, pero ten en cuenta siempre que el perro acaba de ser separado de su madre y hermanos, que está en un entorno para el desconocido. Por ello es recomendable hablarle con dulzura, no gritarle ni ponerle nervioso e intentar no atosigarle con abrazos y caricias, en definitiva dejarle un tiempo de adaptación.

Cuando entre en casa dejarle oler todo, necesita investigar, esa será su forma de descubrir donde esta y en poco tiempo lo considerará su casa.

Las primeras noches pueden ser complicadas, puede sentirse incomodo, echar de menos a su madre, etc. Y por eso puede llorar un poco, intenta tranquilizarle y se le pasará.

Un cachorro necesita descansar mucho, como los bebes, pero a diferencia de estos últimos, los cachorros saben cuando tienen que dormir, así que respeta su sueño, cuando se quede dormido no le despiertes, que esté tranquilo, cuando haya recuperado fuerzas querrá seguir jugando.

Enséñale hacer sus necesidades en los periódicos hasta que le puedas sacar a la calle, prémiale cada vez que así lo haga, no le regañes cuando no lo consiga, tendrás que estar pendiente de él y cuando veas que tiene ganas llevarle a los periódicos y entonces ahí recibir su premio, no desesperes en breve entenderá lo que le quieres decir pero los primeros días no sabrá lo que tiene que hacer.

Una vez puedas sacarle a la calle, prémiale cada vez que haga sus necesidades, unos perros aprenden más rápidamente que otros pero verás cómo en poco tiempo nuestro amigo tendrá claro lo que tiene que hacer.

Respecto al morder, no le dejes morder otra cosa que no sea sus juguetes cuando interactúes con él que siempre sea con sus juguetes.

NOTA:

  1. Los perros aprenden más rápidamente con reforzamientos positivos, prémiale con comida, caricias o buenas palabras.
  2. Organizar unos horarios de paseos y comidas, el perro necesita tener unas pautas en su vida.
  3. Decidid donde sí y donde no podrá el perro acceder a las distintos departamentos de la casa, ponerle límites.