El horror en el fondo de una fosa común

Es difícil poder creer que pueda existir un horror tan terrible como la fosa comun para perros que ha aparecido en Cuenca. Únicamente un enfermo mental sería capaz de provocar tal dolor y muerte a todos los animales que allí han aparecido muertos.

Concrétamente se trata de una cavidad a las afueras de la localidad de Tarancón. Según las investigaciones desde hace unos 25 años se han estado arrojando perros a su interior.

Una trampa mortal

Y es allí donde han aparecido los cadáveres de, al menos, 25 perros siendo su mayoría galgos. Por lo que se cree los animales caían al interior con vida, pero de poco les servía. La cavidad tiene tal forma que resulta imposible que los desafortunados perros pudieran escapar por sus propios medios.

De esta manera a aquellos perros que no morían en la caída les aguardaba una lenta agonía para morir finalmente de hambre y sed.

¿Que clase de persona podría condenar de una manera tan cruel y salvaje a un animal indefenso?. ¿Como puede alguien descansar tranquilo durante tantos años sabiendo del dolor y sufrimiento que ha provocado?

Investigación abierta

La existencia de la fosa fue denunciada el pasado día 14 y desde entonces la Guardia Civil investiga los hechos. Para ello se intenta identificar a los dueños de los animales, algunos de los cuales tienen su chip identificativo.

También según afirman algunos de los voluntarios que se encuentran en la zona han desaparecido los cuerpos de, al menos, dos galgos tras conocerse la noticia.

Hasta ahora se han recuperado unos veinticinco cuerpos, pero aún no se han podido alcanzar las capas mas profundas de la fosa en donde dicen que se pueden ver los cadáveres de decenas de perros.

Tanto la protectora de animales “Hogar de la Paz como Izquierda Unida de Tarancón, quienes informaron de la existencia de la fosa, han denunciado los hechos ante el juzgado. Todos esperamos que pronto los culpables del horror de esta fosa comun para perros paguen las consecuencias de sus imperdonables actos.