Novela perruno policíaca de Pérez-Reverte

El mundo de la novela cuenta con un nuevo título de referencia: Los perros duros no bailan. Su autor Arturo Pérez-Reverte, su temática policíaca, sus protagonistas los perros.




Con estas señas de identidad el libro presentado el pasado 5 de abril promete ser santo y seña tanto para los amantes del genial autor, como a los del género de policías, como a los de los animales.

La novela

El estilo de la novela lleva impreso el del mas puro Reverte, su humanismo y su moral. A través de los ojos, patas y hocico de Negro, un sabueso mestizo, realiza una metáfora de la vida real llevada al mundo de los perros.
Sus protagonistas se presentan como espejo de muchos a los que podríamos reconocer en cualquier calle de nuestras ciudades. Los ligones metrosexuales, los inmigrantes o los intransigentes, quienes escuchan y quienes no lo hacen. Y otros muchos, todos ellos ladran en las páginas de Pérez-Reverte.




El libro, del mas puro género negro es definido por el propio autor:

“Es una novela canónica, corta, seca, rápida, puntual.”

El fondo del asunto

Alguno podría pensar que la novela es divertida por tener a los perros como protagonistas, pero que ahonda en la triste realidad del maltrato animal. Y no solo en el daño y el dolor que se provoca en los animales, sino también en la impunidad con la que se cometen actos de crueldad en España. Tal y como él mismo denuncia:

“La legislación que tenemos en este país sobre ese asunto es una vergüenza. La más infame de Europa. Se puede cometer cualquier atrocidad y como mucho te cae un año de cárcel o una multa que no paga nadie. El maltrato animal en España no esta penado, sale gratis.”




Sus perros, la razón

Son sus propios perros quienes le han animado y servido de trampolín para poder escribir esta novela. Sus perros quienes nunca le han traicionado, que nunca le han decepcionado. Son quienes le hacen emocionar y sentir la verdadera lealtad.

Por ellos no quiso hacer de este libro un relato sensiblero, que pudiera parecer un bonito cuento cursi y sentimental. Ese no es su estilo, ni el de sus perros, ni el de la realidad.

Ojalá esta novela tenga gran aceptación y mayor éxito. El autor bien lo merece, y los perros aún mas.

Fuente: El País