Se acerca el verano, cuidado con el calor

Con la llegada del verano vuelve a aparecer el peligro de los golpes de calor en los perros. Hace poco tiempo ya os hablamos del problema de los golpes de calor en nuestros perros. Y no es cualquier cosa porque puede llegar a ser incluso mortal.

Las altas temperaturas afectan especialmente a nuestros amigos. Ellos no sudan como nosotros y utilizan su jadeo para tratar de compensar  su temperatura de forma natural. De igual manera buscan tumbarse en algún lugar fresco y a la sombra, y por supuesto beber mucha agua e incluso darse un chapuzón.


zooplus.es

Que perros tienen mas posibilidades de sufrir un golpe de calor

Los golpes de calor son un peligro para todos los perros. Ninguno esta exento de poder sufrirlo. Pero si es cierto que algunos perros por ciertas circunstancias tienen mas probabilidades de llegar a padecer uno.

  • Perros braquicéfalos. Razas como los bulldog al tener mas problemas respiratorios que otras razas pueden sufrir un golpe de calor con cierta facilidad
  • Precisamente por lo anterior cualquier perro con problemas respiratorios, aún no siendo de una raza braquicéfala
  • Los perros con sobrepeso, al igual que aquellos de mas avanzada edad
  • Perros especialmente nerviosos o ansiosos
  • También los perros que sufren de algún tipo de problema cardíaco son mas propensos a sufrir un golpe de calor

Los síntomas

¿Como saber que nuestro perro está sufriendo un golpe de calor?.  Hay varios síntomas que nos darán la clave para poder reconocerlo:

  • El perro se mostrará nervioso y confuso
  • Tendrá dificultades para poder respirar con normalidad
  • Abundante jadeo acompañado de mucha saliva
  • El perro estará débil, le costará mantenerse en pie o incluso sentado
  • Su pulso será acelerado
  • La piel y el pelo estará muy caliente al tacto
  • Su temperatura corporal superará los 41º
  • El perro puede llegar a tener vómitos




Que hacer si nuestro perro sufre un golpe de calor

Lo primero hay que tratar de mantener la calma y actuar con celeridad. En poco ayudaremos a nuestro peludo si los nervios nos pueden.

  • Trasladar al perro al veterinario, o conseguir que este acuda al lugar en caso necesario. Lógicamente un profesional será quien mejor sepa determinar la manera mas adecuada de tratar al animal
  • Mover al peludo a un lugar lo mas fresco posible
  • Reducir su temperatura corporal mojando su cabeza, axilas, cuello e íngles. Atención a la temperatura del agua que empleamos, si esta demasiado fría la bajada de temperatura tan brusca será perjudicial.
  • Podemos usar toallas húmedas para un efecto mas duradero, pero puntualmente, si envolvemos totalmente al perro provocaremos el efecto contrario al deseado
  • Permitirle beber agua
  • Un ventilador puede ayudarle a refrescarse igualmente




La prevención es la mejor medicina

Siguiendo unos pocos consejos prácticos reduciremos la posibilidad que nuestro perro sufra un golpe de calor.

  • Evitar exponer al perro al exterior en las horas de mas calor. Intentar realizar los paseos a primera hora de la mañana y última de la tarde. De ser posible incluso sacarle a la calle cuando sea de noche
  • En caso de tener que pasear a nuestro perro durante las horas centrales del día tratar de llevarle por zonas con abundante sombra, y si hay fuentes de agua para poder mojarle y permitirle beber mucho mejor. Además tratar que estos paseos sean lo mas cortos posibles.
  • Lógicamente abstener al perro de realizar ejercicios físicos, tales como juegos y carreras. Aplicar la norma de las horas comentada anteriormente
  • No dejar al perro en el interior del vehículo, aun cuando esté a la sombra o dejemos un poco las ventanillas bajadas. En cuestión de muy pocos minutos la temperatura en el interior supondrá el colapso del perro
  • Por la misma razón no dejar al perro en patios o cualquier otra zona sin resguardo del sol. El peludo debe tener acceso a lugares lo mas frescos posibles, evitando la exposición prolongada al sol
  • Permitir que el perro tenga acceso a una fuente de agua, tanto si estamos en el domicilio como si salimos con nuestra mascota al exterior. Que pueda beber cuando lo desee e incluso ofrecerle agua con asiduidad




La lógica y el sentido común por norma

Después de todo lo dicho resulta evidente que lo mas importante es aplicar el sentido común para evitar un problema de esta índole a nuestra mascota. No exponer nuestro perro a temperaturas elevadas, ni a la exposición del sol, mucho menos aún cuando mas calor hace.

Que esté en un lugar fresco y que tenga agua. Por supuesto no dejarle dentro de un coche, ni ponerle a hacer ejercicio.

Si por desgracia nuestro perro llega a sufrir  un golpe de calor actuar con celeridad. Llevarle a un veterinario para que le atienda, pero en cualquier caso hay que reducir la temperatura del animal. Ponerle en un lugar fresco y mojarle en cabeza y zonas como las axilas.

Si aplicamos la lógica en lo que refiere al calor y nuestro perro seguro que todos podremos disfrutar sin mayores problemas de los meses de verano.




Te puede interesar este otro artículo sobre los golpes de calor en los perros.