Destrozan la estatua colocada para fomentar las adopciones

No llevaban siquiera una semana instaladas las estatuas de perros en Barcelona cuando ya una de ellas ha sido destrozada. El motivo por el que allí se encontraban era de lo mas noble: fomentar las adopciones de perros sin hogar. Sin embargo a alguna persona sin alma le ha parecido buen objetivo para hacer patente su incultura y su nulo respeto.

La estatua reventada ha sido concrétamente la ubicada en la Plaza de Sarriá. Teniendo en cuenta que están fabricadas en hormigón se antoja difícil imaginar que habrán llegado a hacer para conseguir su estúpido resultado.




¿Cual es el motivo?

Nos resulta muy complicado imaginar que motiva a nadie a hacer un acto tan absurdo. ¿Odia a los animales? nada conseguía con esto, y lo mismo le valía ignorar tanto a la estatua como a los propios animales. ¿Impedía su paso? con un simple rodeo de dos pasos le hubiera bastado para seguir adelante. ¿No lo entendía? de esto estamos bastante seguros que así era.

¿Podrá ser que alguna vez las personas nos limitemos a respetar?. Mucho mas aún todo aquello que no daña a nadie, al contrario busca un bien. ¿Veremos algún día una sociedad libre de ignorantes, estúpidos, necios, pusilánimes, torpes y engreídos? Será difícil porque parece “estar de moda” hacer tonterías como esta y demostrar escasa inteligencia con ello.

Imagen de Estatuas de Barcelona




El resultado del gamberrismo

Al final la gracia de algún patético botarate se salda con un gasto extra para el Ayuntamiento de turno. O lo que es lo mismo, un gasto de dinero innecesario para todos los ciudadanos, inclusive el bobo destructor, en recoger lo destruido y restituir la estatua. ¿Por lo demás? la mas absoluta nada: el espíritu con el que se instaló la estatua sigue vigente. Lo mismo que seguirá habiendo iniciativas a favor de los perros y los animales. Y por supuesto lo mismo que seguirá habiendo peludos que valen muchísimo mas que el verdugo de sus estatuas.

Por desgracia también seguirá existiendo la estupidez humana.




Fuente: Schnauzi