Ahora me toca sufrir a mi

Jota mi perro, mi vida, mi amor, la razón de mi existir durante once maravillosos años a tu lado.

Luchando contra una enfermedad que te hacia sufrir, que cambió nuestras vidas y que en cada episodio te fue dejando con menos fuerza.

Luchador como ninguno nos diste una lección a todos los que estábamos cerca de ti.

Me mirabas como nadie lo había hecho, me querías como nadie.

Tu amor era incondicional y muchas veces irracional.

No caías bien a casi nadie tu gran tamaño, tu fuerte carácter y tus ganas de protegerme te hacían el perro mas fiero pero a la vez mas tierno del mundo, nos derretimos con solo vernos.

Cada vez que estabas malo parecías débil, muy débil, pero resurgías cuando ya nadie lo esperaba, tenias unas ganas enormes de seguir a mi lado, de vivir.

Pero el otro día esa maldita enfermedad nos gano, acabo con nuestra fuerza y con nuestra lucha, pero nunca con nuestro amor. Tuvimos que decirnos adiós, tuvimos que despedirnos cuando ninguno de los dos quería.

El dolor de no verte, el dolor de perderte

Di todo lo que tenia por curarte, por darte la mejor de las vidas, viviste experiencias y disfrutaste a mi lado de largos paseos, baños en el río, en la playa y los mejores viajes que tu salud nos permitía. Todo merecía la pena por ver un día mas esa mirada de amor noble e inocente.

Pero no dí mas que tu, tu me diste todo lo que podía imaginar y un poco mas. Siempre estuviste a mi lado, eras mi apoyo, mi compañía, mi amor, a tu lado siempre me sentía segura. Diste tu vida por mi y no sabias vivir sin verme un solo día, pero yo tampoco sin ti.

Ahora ya no sufres, ya descansas por fin, ya no te puede hacer mas daño. Ahora me toca a mi aprender a vivir sin verte, sin atenderte y sin tenerte a mi lado.

Como voy a vivir sin tu mirada? No lo se, solo se que te quiero con todo mi alma y que espero que me estés esperando y pueda volver a ver esos ojos de amor.

Es un dolor insoportable no tenerte cerca, ni saber como estarás.

Ojala pudiera verte, sentirte, acariciarte….ojala supiera que estas bien.

Te quiero y te querré siempre mi gran perro, mi gran amor.

La despedida mas dolorosa

Os puede interesar El Puente del Arco Iris